Pero ¿No se supone que WhatsApp no conserva o guarda en sus servidores ningún mensaje de sus usuarios y que más bien éstos y sus respaldos se almacenan en el mismo móvil del usuario?
Pareciera que la burrocracia estatal se empeña en meter la pata a cada rato.
Ni modo, la más feliz con esta situación es Dilma, con tremenda cortina de humo, está distrayendo a los brasileños del verdadero asunto de fondo, la corrupción de su gobierno izquierdista.

Saludos 🙂

Responder