Pucha, en principio hay que tener atrofiado el paladar para creerse el cuento de que en ese lugar se pueda beber un buen café… Ni hablar, nada que ver.
Mi recomendación, ahorren y cómprense aunque sea 100g de Café Misha en grano, con cuidado muélanlo en un mortero adecuado, y pásenlo de preferencia en una cafetera de vidrio… Y listo… Delicioso…
Lo demás, es puro cuento, igual que el engaño por whatsapp descrito en el presente artículo 😉

Saludos 🙂

Responder